lunes, 7 de mayo de 2007

APRENDIENDO a CONSTRUIR AMOR


Ser feliz y vivir en amor. Es un desafío. No es cualquier desafío. Nos incumbe integramente. Es intransable y no se puede compartir. No depende de los demás. No está afuera. Y ni siquiera da para una angustia. Ser feliz es simple. Es serlo y nada más. Según mi modesta experiencia, que no espera constituir ni siquiera un consejo, basta con atreverse a transitar mutando las cosas que no te gustan por las que si. Suena simple no???. Para mi lo es.


Un día desperté y lo hice con el convencimiento que no quería sufrir más. Asi de sencillo. Me aburrí de sufrir. El reclamo constante por lo que no tengo, dió paso para agradecer por lo que si he tenido. Me cuesta creer que existan vidas tan sufridas como para no tener un instante agradable que recordar.


Descubrí que dentro de mí vivía un gran libretista de historias tristes. La capacidad para toparme con la frustración y la pelotudez de lo que nunca pude ser, anclaba mi alma a un caminar indómito y melancólico que sólo consolidaba el laberinto de la soledad.


Por eso elegí ser feliz. Con menos plata, con mucho desapego y aceptando como venga la vida. Pero ojo, no fue sólo aceptar. También es aprender a escuchar al rebelde con causa que vive en nuestro interior, querer ser digno de ser. Y hoy, con más fuerza que nunca, pregono mis creencias, con más humildad y menos presión, me veo con mis defectos y me rió de ellos. Disfruto de cada maravilloso regalo, de cada segundo en que soy feliz.


Ya no tengo miedo de ser yo. Veo a los árboles y percibo su conformidad inmovil con su condición de árbol. Ya no necesito dogmas, formas, rigidez o vende pomadas que viven gracias a la pena, ignorancia y necesidad del otro. Ningun Dios, actividad, entidad o desafío planetario puede ser más importante que el palcer de disfrutar de esta vida y no de otra, de agradecer por lo que si tengo y no llorar por lo que no tuve y que francamente ya no quiero tener. Resignificar mi felicidad en función de lo importante, escuchando al más bello y completo Dios que pueda existir... el amor interno proyectado en el placer de respirar.








1 comentario:

JUDE dijo...

aprendiendo a construir amor, vivir el hoy y lo que es, no le que pudo ser

reir, amar, ser feliz

estoy muy de acuerdo con lo que dices primo

yo decidi de ser feliz ahora y estoy volviendo a casa pronto muy pronto

besos
judith

Patricio